Saltar al contenido

Como bañar a mi perro.

19/03/2013

Depende del animal y de su carácter, pero el baño del perro puede ser una de las tareas más complicadas. Es muy importante tener en cuenta que aunque sea una actividad difícil, es también imprescindible.

Lo mejor es acostumbrarle desde cachorro. Así el baño se puede convertir en algo divertido, o por lo menos para no pasar un mal rato, ni tú ni el perro.

como bañar a mi perro

La frecuencia con la que debes bañar al perro depende de varios factores. Se debe tener en cuenta que tipo de pelo y de piel tiene, el tiempo que pasa fuera de casa, si pasea por zonas donde se puede ensuciar demasiado…

Consejos para bañar a tu perro.

Para que el baño del perro sea completo, podemos seguir estos pasos:

  1. Se recomienda elegir un champú especial para cada tipo de perro, con especial atención si es para cachorros. Si no es así, mejor utilizar una con PH neutro, y en cualquier caso no se debe utilizar productos indicados para las personas.
  2. Ten cuidado con la temperatura del agua, si está demasiado caliente puede producirle quemaduras. Mejor bañarle con agua templada.
  3. Intenta que el perro no se mueva, si es necesario sujétalo. Es recomendable que no le entre agua ni en las orejas ni en los ojos.
  4. Una vez humedecido todo el pelo se aplica el champú por todo el perro, enjuagando bien todo el cuerpo hasta que salga espuma.
  5. Aclárale intentando que no queden restos de jabón, pues puede perjudicarle a la piel. Si es un perro al que se le hacen muchos nudos puedes utilizar algún tipo de acondicionador para que al peinarle sea más sencillo.
  6. Para secarle lo mejor es pasarle primero una toalla y después utilizar el secador. Los perros se sacuden al sentir la humedad, así que si empiezas secándole la cabeza es muy posible que se sacuda menos y esté más tranquilo.
  7. Si hace buen tiempo una buena opción es sacarle de paseo de paseo un rato para que corra y se termine de secar. Ten en cuenta que el perro no reconocerá su nuevo olor y es posible que intente rozarse con lo que se encuentre e incluso rebozarse.

Si te resulta imposible bañar a tu perro siempre puedes acudir a una peluquería canina donde pueden hacerlo por ti. Si no conoces ninguna puedes preguntar a tu veterinario. En muchas ocasiones en los mismos centros veterinarios tienen servicio de peluquería.