Conoce más acerca de cómo se acicala el gato

José Valverde | 11/11/2014

Hoy vamos a comentaros algunos aspectos interesantes acerca de cómo se acicala un gato, para que conozcáis las razones principales por las que actúa de este modo y sobre todo la razón que condiciona este ritual que ocupa gran parte del día de nuestro querido felino.

Conoce más acerca de cómo se acicala el gato

El acicalamiento del gato

Si nos hemos fijado, con apenas unos meses nuestro gato ya se comienza a acicalar, y es que se trata de un rito perfectamente asumido que generalmente comienzan a aprender a través de la madre. No obstante, es tan instintivo que incluso aquellos gatos que hayamos criado por nuestra cuenta comenzarán con el paso del tiempo con el proceso.

Sin embargo, si lo tenemos desde los primeros días y no ha tenido el contacto con la madre, al principio observaremos que son algo menos insistentes, ya que generalmente ofrecemos unos cuidados que muchas veces superan a la de la madre, limpiándolo más a menudo y encargándonos tan sólo nosotros de este aspecto. Por otra parte, al encontrarse en un lugar más limpio como puede ser nuestra casa, generalmente no se ensucia tanto por lo que tarda más en tener esa necesidad.

En cuanto al proceso de cómo se acicala un gato, podremos fijarnos en que generalmente empiezan por la zona de la cabeza, siguiendo por el lomo en los laterales y finaliza por la parte trasera incluyendo las patas.

Pero esta acción no se debe únicamente al hecho de que les guste estar limpio, sino que se trata de un acto instintivo que utilizan para evitar los parásitos en la piel. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que nuestro animal vive de la casa, por lo que es normal cuando vive en estado salvaje que se ensucie más de la cuenta.

Por qué se acicala un gato en grupo

Como hemos comentado, este proceso es un ritual para los gatos, por lo que en muchas ocasiones podemos ver que se lleva a cabo en grupo. Evidentemente todo comienza con la madre que acicala a su cría, pero también lo podemos observar entre los pequeños o incluso entre adultos y pequeños.

En algunas ocasiones encontramos también gatos que buscan acicalar a las personas, un hecho bastante llamativo pero que se centra en que nos consideran los sustitutos de su madre. El objetivo en estos casos es sentirse bien y establecer una mejor relación.

En esencia se trata de un proceso muy natural que tiene distintos factores como son la limpieza y por supuesto también el social.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *