Consejos para educar a un gato

José Valverde | 23/05/2014

A menudo los gatos suelen vivir fuera de casa, pero si nos encontramos en un piso y nos gusta como mascota, es importante que consideremos estos consejos que vamos a dar a continuación y cuyo objetivo es el de aprender a educar a un gato.

Consejos para educar a un gato

El comportamiento de los gatos

En primer lugar debemos tener en cuenta que los gatos tienen un comportamiento muy particular si lo comparamos con los perros a la hora de considerarlos como animales de compañía.

Por ejemplo, es muy normal que los gatos se escapen, y lo cierto es que existen razones para que tengan este comportamiento. Por otra parte suelen actuar de una forma menos cariñosa y aparentemente más interesada, pero eso no significa que un gato no pueda convertirse en un compañero muy valioso para nosotros.

Por otra parte también es habitual que tengan un comportamiento más reacio a aprender las normas básicas dentro del hogar, es decir, podemos pensar que hemos conseguido que aprenda que no debe subirse a la mesa de la cocina, pero lo único que en realidad aprenden e interpretan ellos es que, mientras nosotros estemos delante, no se subirán a la mesa, pero en el momento en el que estemos fuera o no nos encontremos en la zona, ellos seguirán haciéndolo porque directamente no consideran que estén haciendo nada malo.

Consejos que ayudan a educar a un gato

En primer lugar, si queremos educar a un gato es importante que utilicemos órdenes cortas y concisas, es decir, un “No” puede ser lo ideal. Por otra parte, la orden que utilicemos será siempre la misma, ya que de lo contrario podemos llegar a confundirlos y esto dificultará su enseñanza.

No ceder nunca

Otro error bastante habitual es por ejemplo que no queramos que suba al sofá, pero de repente un día nos apetezca tenerlo con nosotros y mimarlo. Esto hace que también se cree una nueva confusión, con lo que tarde o temprano realizará esta acción y nos veremos obligados a regañar de nuevo.

Además también es importante que actuemos en el mismo instante en el que comete la acción que no queremos que lleve a cabo.

Premiar al gato cuando se porte bien

Finalmente también es importante premiar a nuestro compañero cada vez que se porte bien. Para ello podemos darle algo que le guste, ya sean caricias o incluso algún tipo de golosina, pero siempre y cuando sea buena para su salud.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *