Saltar al contenido

Cuándo hay que empezar a educar a un perro

17/06/2014

En esta ocasión vamos a dar algunos consejos para que todos nuestros lectores sepan cuándo hay que empezar a educar a un perro.

educar a un perro

Cada perro es un mundo

Evidentemente partimos de la base de que no existen dos perros iguales al igual que no existen dos humanos iguales, y es por ello que nuestra tarea es aprender a conocer tanto sus aptitudes como sus capacidades y su personalidad, lo cual será esencial para comenzar con un plan de entrenamiento que esté lo más adecuado a nuestro compañero.

Por otra parte, debemos tener muy en cuenta que comienzan siendo cachorros, por lo que tampoco debemos obsesionarnos con presionar en exceso pero siempre deberemos ser firmes en nuestras decisiones, ya que uno de los mayores errores que solemos cometer a la hora de educar a un perro es ser permisivos con sus acciones.

Os aconsejamos que también echéis un vistazo al resto de artículos relacionados que hemos escrito, destacando especialmente el reciente en el que hablamos acerca de los perros dominantes.

Las etapas de los perros

Los primeros días de vida

En primer lugar debemos tener en cuenta que durante los primeros días de vida el cachorro depende por completo de su madre, y al menos durante dos semanas seguirá siendo así, ya que es el tiempo necesario para poder desarrollar sus sentidos del oído y la vista. Esto significa que todavía no debemos empezar con el adiestramiento.

Las siguientes dos semanas comenzará su desarrollo y empezará a descubrir el mundo que le rodea, por lo que es importante que empecemos a entrar en contacto con él de forma que nos identifique como parte de su mundo.

Una vez transcurrido el primer mes

Tras este primer mes veremos que sus inquietudes aumentan considerablemente además de que ya dispone de una movilidad adecuada para investigar y moverse por todo su entorno. Comienza con la etapa de los juegos y se relaciona con todos nosotros.

Una vez transcurridos dos meses

Cuando ya cuenta con dos meses de vida es cuando comprobaremos que existe una mayor relación con nosotros, ya que es el momento en el que comienza la verdadera sociabilización. Aquí debemos intensificar el contacto y jugar con ellos además de permitirles aprender todo lo posible pero sin centrarnos en el entrenamiento.

Una vez transcurridos tres meses

A partir del cuarto mes ya podremos comenzar con los pasos para habituarlos al entrenamiento y a la educación, en esencia, es el momento en el que hay que empezar a educar a un perro, aunque está claro que debemos ir paso a paso y tener muy en consideración que todavía se trata de un cachorro.