Saltar al contenido

El adiestramiento positivo

21/07/2009

 

 

¿En qué consiste el adiestramiento en positivo?

El adiestrar en positivo es el adiestramiento a través de premios que fomentan un comportamiento deseado. Si quieres utilizar el adiestramiento en positivo, lo primero que debes saber es que, corregir un comportamiento no deseado siempre cuesta más (aunque no es imposible) que enseñar un comportamiento nuevo. Así que debes evitar que tu perro cometa errores, y asegurarte que aprenda correctamente el comportamiento que buscas.

Eso quiere decir que cuando enseñas un tipo de comportamiento, por ejemplo la llamada, por un lado no debes parar hasta que tu perro lo haya aprendido correctamente. Eso no significa practicar las 24 horas al día, porque eso producirá un efecto contrario. Si no, practicar, en varias sesiones al día, durante 5 o 10 minutos tantos días necesarios para que estar seguro que tu perro lo haya entendido.

Y por otro lado debes evitar, durante esta fase de enseñanza, que tu perro por alguna razón no acuda a la llamada. Ya porque esta distraído por otras cosas en su entorno, o porque tiene demasiado espacio y no entiende a donde tiene que ir. Si le pones en situaciones donde lo puedes hacer mal antes de que haya aprendido el ejercicio correctamente a lo mejor no consigues el comportamiento deseado.

¿Qué son los beneficios del adiestramiento en positivo?

  • Es mejor trabajar en positivo porque no haces daño a tu perro y mejoras la relación con él;
  • Es mucho más efectivo y fácil y además el proceso de aprendizaje y es más divertido para ambos ;
  • El perro aprende sencillamente más (como todo el mundo) cuando está seguro de si mismo, relajado y con ganas de complacer.

Los fundamentos del reforzamiento positivo

1. El premio tiene que ser lo suficientemente interesante para tu perro


Tienes que premiar con algo que tu perro realmente quiere, como por ejemplo comida, juegos, caricias, hablarle con un tono de voz agradable. Es importante intercambiar los diferentes tipos de premios y terminar la sesión siempre con el premio más valorado por tu perro.

2. Hay que premiar justo en el instante que se produce el suceso


Si no lo premias en el mismo instante tu perro no sabrá por qué le estas premiando. Asociará el premio con el último comportamiento realizado, que puede ser un comportamiento no deseado.

3. Las sesiones deben de ser cortas


Sobre todo cuando está aprendiendo un comportamiento nuevo no hay que insistir demasiado tiempo seguido. Tu perro perderá la concentración y empezará cometer errores. Empieza con sesiones de 5 a 10 minutos. Haciendo varias repeticiones por día aumentarás la eficacia.

4. La frecuencia del premio es sumamente importante


Cuando empiezas con un ejercicio siempre tienes que premiar a tu perro. Una vez que lo ha captado y hace el ejercicio perfectamente, puedes empezar a disminuir la frecuencia del premio. Eso si, nunca debes quitar el premio totalmente. Incluso en esos ejercicios que hace muy bien conviene premiarle de vez en cuando.

5. El dueño tiene que estar implicado


La gran ventaja de este método es que no solo aprende tu perro mejor, pero también crearás un vínculo mucho más estrecho entre tu perro y tú. Aprenderá que lo mejor que le ha pasado en este mundo eres tú y tendrá ganas de complacerte y satisfacer tus deseos.

En resumen

El adiestramiento tradicional, basado en el castigo crea un círculo negativo que deteriora la relación entre el perro y su dueño y reduce las ganas de aprender por parte del perro.

El adiestramiento positivo sin embargo fortalece la relación entre tú y tu perro creando un lazo de confianza. El perro está más dispuesto a aprender y a complacerte. El adiestramiento se vuelve más rápido y más agradable.

Educar a tu perro en positivo es sencillo y eficaz. Ya lo verás. Empieza cuanto antes, tu perro te lo agradecerá, disfrutarás muchísimo más y conseguirás mejores resultados.

Fuente: i-Perros.com
El sitio para conocer a fondo el mundo de los perros y los cachorros.
www.i-perros.com