Saltar al contenido

El Club de Kat o como ayudar a animales con discapacidad

23/08/2009

La historia del Club de Kat es una historia poco frecuente. Debbie, su fundadora, creó esta asociación tras adoptar a Kat, una gata discapacitada que se convirtió en la inspiración para crear una página web y un grupo de apoyo a personas con animales que sufren cualquier tipo de minusvalía o enfermedad crónica.

Kat murió este verano, pero esto no ha sido óbice para que los miembros del club continúen ayudando a muchos perros y gatos que, sin ellos, tendrían pocas opciones de vivir. Desde el Club se organizan ferias y otros eventos, para tratar de encontrar una familia a los que más dificil lo tienen. En la actualidad, perros como Turko o Iván, y gatos como Pintxo o Toto, están en manos de los mejores veterinarios para intentar que su vida sea un poco más fácil.

Turko se quedó tetrapléjico a causa del moquillo, cuando estaba a punto de ser adoptado. Gracias al Club de Kat, a su casa de acogida y a la silla de ruedas que han confeccionado expresamente para él, ha podido disfrutar un poco del aire libre. Ahora, tiene un poco de sensibilidad en la patas traseras y está esperando una familia a la que no le importe su estado.

Iván es un cachorro que estuvo en la protectora de Jaén y que no podía caminar. El motivo era un problema neurológico. El reposo y los cuidados de su casa de acogida han hecho que Iván comience a andar, aunque se cae en algunos momentos. Pese a todo, es un animal cariñoso y sociable, al que le encanta salir al campo.

El gatito Pintxo fue encontrado en Barcelona cuando tenía tres meses de edad, con parálisis en las patas traseras. Con la ayuda de la acupuntura y muchos cuidados, ha mejorado mucho, pero todavía habrá que ver si puede caminar. Posiblemente con rehabilitación se pueda conseguir. Sería conveniente encontrar una familia que pudiese dedicar mucho tiempo a sus ejercicios, para que pueda fortalecer sus patas y caminar.

Toto es un gatito con hipoplasia cerebelosa. Tiene muchos síntomas neurológicos, no tiene equilibrio, le tiembla la cabeza y le cuesta mantenerla erguida.  También con acupuntura se han logrado importantes avances. Aguanta mejor la cabeza y puede estar sentado. Ahora está siguiendo una terapia de reconexión, que ha conseguido que pueda mantenerse en pie unos segundos.

Estos son sólo algunos ejemplos de la muchos animales a los que, en la actualidad, el Club de Kat está buscando una familia. Si quieres conocerlos a todos, puedes visitar la página web del Club de Kat. Cualquier ayuda será bienvenida.