Saltar al contenido

Enfermedades de gatos

05/05/2015

A continuación vamos a realizar un listado con algunas enfermedades de gatos que es importante que conozcáis no ya sólo para poder actuar en el caso de que se produzca la desagradable situación de tener que hacer frente a alguna de ellas, sino también para que consideréis la importancia de la prevención, uno de los mejores sistemas de lucha para evitar este tipo de problemas.

Enfermedades de gatos

Lista con enfermedades de gatos frecuentes

En primer lugar vamos a comenzar con esta lista de enfermedades de gatos frecuentes con la que intentamos que prestéis atención a algunos de los problemas con los que nos podemos encontrar más habitualmente.

Las alergias en los gatos

Comenzamos con las alergias, un problema estacional que puede afectar a un alto porcentaje de gatos en la actualidad.

Sin embargo y en vistas de prevención hay que tener en cuenta que son muchos los factores que pueden afectar a nuestro gato hasta desembocar en la alergia, por lo que en caso de que sospechemos que nuestro gato pueda padecerla, el primer paso será acudir al veterinario e intentar encontrar el foco que la causa.

Para poder identificar la alergia debemos tener en cuenta que existen distintos síntomas como son tos y estornudos, un exceso de mucosidades, dificultad a la hora de respirar, ojos que lagrimean en exceso y un aumento del rascado.

La conjuntivitis en los gatos

Otra de las enfermedades de gatos más frecuentes es la conjuntivitis, un problema que igualmente padecemos los humanos y por tanto puede ser contagioso en este sentido. En cualquier caso siempre tenemos que actuar para acabar con ella lo antes posible.

En cuanto a los síntomas podemos destacar que producen un exceso de legañas, a menudo lagrimean, sus párpados se inflaman o incluso tienen los ojos enrojecidos de forma permanente.

Las cataratas en los gatos

Enfermedades de gatos b

Seguimos con los ojos del gato y otra de las enfermedades que podemos encontrar son las cataratas, las cuales pueden aparecer en gatos de cierta edad sin que existan antecedentes, aunque cabe destacar que generalmente se trata de un problema hereditario.

Las cataratas provocan problemas de visión, hasta el punto que puede acabar desembocando en una ceguera.

En cuanto a los síntomas podremos notar que el gato no ve con la misma precisión que antes, a la vez que se desorienta con facilidad y sobre todo la podemos reconocer porque en el ojo observaremos una mancha blanquecina.

La otitis en los gatos

También encontramos la otitis que es bastante habitual en los oídos de los gatos. Esta enfermedad hay que tratarla no sólo por el hecho de que produzca dolor y disminuya su capacidad auditiva, sino porque con el paso del tiempo puede llegar incluso a destruir su tímpano, con lo que ya no se podría hacer nada por él.

Generalmente se debe a bacterias y hongos, por lo que una buena forma de prevenir el problema es manteniendo una buena higiene y limpieza.

En cuanto a síntomas destacamos que el gato segregará una sustancia marrón a través de las orejas, en cuyo caso nos tenemos que poner en contacto con nuestro veterinario lo antes posible.

La gripe en los gatos

Al igual que ocurre con los humanos, los gatos también se resfrían, y de hecho es una de las enfermedades de gatos más habituales.

En estos casos se suele proceder a realizar un tratamiento con antibióticos, pero en cualquier caso siempre dejaremos que sea nuestro veterinario de confianza el que elija los más idóneos, ya que no todos actuaran de la misma forma.

En el apartado de síntomas podremos observar que en sus ojos lagrimean con frecuencia, estornuda y tose y presenta un exceso de mucosidades.

La bronconeumonía en los gatos

Enfermedades de gatos c

La bronconeumonía se produce al inflamarse tanto los bronquios como los alveolos pulmonares, proceso que se produce tras la infección a través de un virus.

En cuanto a síntomas son similares a los producidos por la gripe, pero en este caso también pueden llegar a aparecer úlceras en la zona bucal.

Los problemas gastrointestinales en los gatos

Siempre insistimos en la importancia de una buena alimentación, pero en cualquier caso nunca estamos totalmente libres de los problemas gastrointestinales, y es que generalmente los problemas gastrointestinales en los gatos surgen a partir de parásitos, bacterias o virus.

En este sentido veremos que el gato padece dolor en la zona abdominal, deja de comer, vomita y tiene diarrea o incluso está más débil que de costumbre.

Lista con enfermedades de gatos menos frecuentes

A través del punto anterior hemos conocido algunas de las enfermedades de gatos más frecuentes. Sin embargo, también hay que prestar atención a otras que suelen ser menos frecuentes aunque no por ello inexistentes.

Evidentemente es prácticamente imposible preparar un listado con todas y cada una de las enfermedades, y es por ello que vamos a elegir algunas de las que revisten una mayor gravedad o incluso y pese a formar parte del listado de enfermedades de gatos menos frecuentes, nuestros amigos felinos corren un mayor riesgo de padecer.

La cistitis en los gatos

La cistitis es también conocida como síndrome urológico felino, y se produce cuando se forman cálculos que acaban obstruyendo el conducto urinario.

En estos casos los síntomas son dolor a la hora de orinar, veremos que se lamen a menudo en la zona, deben demasiada agua e incluso llegan a vomitar.

La cardiopatía hipertrófica en los gatos

Por otra parte también pueden presentar un cuadro de cardiomiopatía hipertrófica, la que es la afección cardíaca más habitual en los gatos.

Generalmente no se observan síntomas demasiado evidentes, pero generalmente lo veremos más cansado, menos activo, irá perdiendo peso o incluso presentará problemas respiratorios.

La insuficiencia renal en los gatos

Enfermedades de gatos d

También existe otra enfermedad que es la insuficiencia renal, la cual se produce debido a la excesiva ingesta de residuos tóxicos, la cual generalmente proviene de las proteínas animales.

Esto hace que sus órganos trabajen más de la cuenta con lo que con el paso del tiempo comienzan a fallar, y en cuanto a síntomas observaremos que el gato come menos, comienza a adelgazar más de la cuenta y bebe un exceso de agua.

La hipoglucemia en los gatos

Se produce cuando los niveles de azúcar en sangre descienden en exceso, provocando de esta forma que el páncreas trabaje más de la cuenta a la vez que con el paso del tiempo se puede acabar convirtiendo en diabetes.

Los síntomas más habituales es la pérdida de apetito, temblores, convulsiones, desmayos, ansiedad, depresión, observaremos que come en exceso o incluso deja de comer casi por completo, presenta dificultad al caminar, etcétera.

La leucemia en los gatos

Esta enfermedad se transmite por contagio, es decir, si se encuentra junto a otro animal que porta el virus.

El problema es que tarda mucho en hacer visibles los síntomas, los cuales suelen ser falta de apetito, debilidad, falta de hierro, somnolencia, aparición de enfermedades como la anemia e incluso aparición de tumores.

El virus de la inmunodeficiencia felina

Esta enfermedad se contagia cuando nuestro gato es mordido por otro que está infectado. No existen vacunas para prevenir la enfermedad y tampoco un tratamiento para acabar con ella.

Poco a poco irá pasando por tres fases hasta que finalmente se deteriora gravemente su sistema inmunitario con lo que aparecen diversas enfermedades como pueden ser infecciones, problemas respiratorios, neoplasia, leucemia, etcétera.

La perionitis infecciosa felina

Y para terminar nuestra lista con algunas de las principales enfermedades de gatos tenemos la perionitis infecciosa felina que es una enfermedad grave producida por un virus coronavirus, la cual afecta al aparato respiratorio y al gastrointestinal, invadiendo poco a poco el resto de órganos si no se procede a la realización de un tratamiento.

Éstas son las principales enfermedades de gatos que hemos considerado importante destacar. De igual manera podemos encontrar muchas otras aunque las iremos desarrollando más adelante para poder hablar de cada una y especificar los criterios de un modo claro y que os ayude a proteger y curar, en caso de que sea necesario, a vuestros amigos felinos.