Saltar al contenido

Evitar que mi gato arañe los muebles

13/05/2014

A menudo nos encontramos con el problema de que algunos lectores nos preguntan: “Como puedo evitar que mi gato arañe los muebles”. Lo cierto es que se trata de un animal algo más difícil de educar que un perro, y en concreto, el hecho de arañar es bastante habitual en ellos ya que forma parte de su comportamiento, aunque existen muchos métodos que nos ayudarán a evitar este tipo de conducta.

Evitar que mi gato arañe los muebles

Por qué arañan los gatos

Una de las razones por la que los gatos arañan los muebles es para poder afilar sus uñas y mantenerlas en perfectas condiciones para poder defenderse y cazar. Por otra parte, todos los que hemos compartido nuestra vida con un gato sabemos que son muy dados a acicalarse y a mantener su apariencia en perfectas condiciones, por lo que este comportamiento es muy habitual en todos los mininos.

Otra de las razones es que arañando consiguen fortalecer tanto sus patas como sus dedos a la vez que realizan ejercicios que les permite estirar sus extremidades e incluso parte de su torso. También es frecuente que los gatos arañan debido a que se trata de uno de los sistemas que les permite marcar su territorio, ya que al hacerlo liberan una sustancia olorosa que indica a otros felinos su presencia.

Trucos para evitar que mi gato arañe los muebles

Una de las mejores formas que me ayudan a evitar que mi gato arañe los muebles es comprando un rascador, el cual no es excesivamente caro y sin duda alguna lo amortizaremos en muy poco tiempo, además de que evitaremos más de un susto.

Lo que tenemos que hacer es conseguir que el animal se acostumbre a rascar siempre este artículo en lugar de cualquier otra cosa de la casa. Para ello tendremos que motivarlo jugando con él en la zona del rascador y felicitándolo cuando rasque sobre su superficie.

También es importante que introduzcamos este elemento en su zona habitual de juego y en la parte de la casa donde va a pasar más tiempo. Podemos simular que rascamos nosotros y esto lo animará a él a imitarnos.

Otra forma de evitar que los gatos rasquen en determinadas zonas, muebles, etcétera es añadiendo algún tipo de perfume en las mismas, utilizar una malla que les dificulte el rascado e incluso, un truco que se utilizaba antaño para evitar que los gatos pasasen a una determinada zona que era el de colocar cáscaras de naranja.