Saltar al contenido

Infección en la orina, un problema a tener en cuenta

25/12/2012
perro enfermo

perro enfermo

Antes de empezar con interesante tema de hoy, al que debéis prestar toda vuestra atención si no queréis sufrir riesgos innecesarios, me vais a permitir que os desee una muy Feliz Navidad y un próspero y feliz Año Nuevo, en compañía de esos pequeños seres que adoráis tanto o más que a vuestra propia familia: tus mascotas.

Dicho esto, pasemos a tratar el tema que hoy nos ocupa: la infección de orina

¿Qué síntomas tiene este tipo de enfermedad?

Los síntomas de la infección de orina, varían según sea el grado de afección nuestro perro. En un grado muy primario, el perro suele chuparse, de forma casi inmediata, el lugar por el que expulsa la orina, para aliviar el escozor que le produce cada evacuación.

Cuando la infección comienza a ser acusada,  los síntomas se acentuarán y serán mucho más visibles. Entre estos están: expulsión de gotas de sangre con la orina, pequeñas pérdidas y sobretodo, un olor muy fuerte de la misma.

 

Si detectáis alguno de estos síntomas en vuestro perro, lo mejor es que acudáis cuanto antes a vuestro veterinario de confianza. Os puedo asegurar que una detección temprana de la infección, os puede ahorrar muchos disgustos, ya que el tratamiento de una infección severa es bastante largo y costoso.

¿Cuál es su tratamiento?

La causa de esta enfermedad, son un tipo bacterias , que se introducen en el organismo del animal, ascendiendo hasta la vejiga urinaria, lo que provoca la infección.

Como hemos dicho anteriormente, existen varias etapas en la infección de orina. Si teneis suerte de cogerla en una fase temprana, bastará con que le deis (siempre bajo supervisión veterinaria) un tratamiento a base de antibiótico, gracias al que se restablecerá en unos pocos días.

Si por el contrario, vuestro perro tiene una infección galopante, será necesario comprar unas latas especiales, cuyo precio no es nada barato, cuya función principal, es ayudarle a que elimine los cristales de estruvita. Con suerte, solo necesitará unas cuantas latas para solventar su problema.

Lo malo de las latas, es que producen otro tipo de cristales, que se eliminan cuando se dejan de ingerir y si el problema persiste, tendrás que dejar de dárselas y comprar el pienso especial, de la misma marca que las latas, con el que tu perro, podrá conseguir alejar a la infección de su cuerpo.

¿Debo seguir controlándolo cuando se cure?

Hay perros, que son propensos a sufrir este tipo de dolencias. Si quieres quedarte más tranquilo, consulta con tu veterinario la conveniencia de realizar exámenes de orina cada cierto tiempo.