La ascaridiasis canina

José Valverde | 23/09/2014

Todos los meses os damos algunos consejos para cuidar y prevenir enfermedades a nuestras mascotas. Uno de los momentos en los que debemos prestar mayor atención y extremar las precauciones es cuando son cachorros. Es importante tener en cuenta los consejos para alimentar a los cachorros, pero también lo es prestar atención a las distintas enfermedades a las que pueden tener que hacer frente. En concreto, en esta ocasión vamos a hablar sobre la ascaridiasis.

La ascaridiasis canina

Qué es la ascaridiasis

La ascaridiasis es una enfermedad que está repartida por todo el mundo y que afecta fundamentalmente a los perros de corta edad.

Se trata de unos nematodos que se alojan en el intestino delgado de nuestro compañero y tienen una longitud que puede llegar a alcanzar los 18 cm.

El contagio se produce por la ingesta de heces infectadas por larvas, las cuales, al ser ingeridas, pasan al intestino para posteriormente dirigirse al hígado, seguir por el pulmón, continuar por la tráquea, pasan al esófago, siguen al estómago y finalmente llegan al intestino donde comienza la formación de los gusanos, empezando de nuevo el proceso.

También existe la posibilidad de contagio a través de la leche materna o incluso durante el parto.

Cómo prevenir la ascaridiasis

Para poder prevenir la ascaridiasis es importante sobre todo que cuidemos la higiene, además de que deberemos tener muy en cuenta que se trata de una enfermedad que puede afectar a otros animales domésticos e incluso a los humanos.

Por ello, uno de los mejores sistemas que podemos seguir para prevenir la ascaridiasis es mediante la desparasitación. Para ello deberemos ponernos en contacto con nuestro veterinario de confianza aunque por lo general los cachorros se desparasitarán a los 15 días, al mes, al mes y medio, a los dos meses, a los dos meses y medio, a los tres meses y después cada cuatro meses. También es importante desparasitar a los adultos especialmente antes de que copulen.

Evitaremos en la medida de lo posible que ingieran heces o restos, y para ello lo más aconsejable es pasearlos con correa. También es importante mantener la higiene en sus lugares habituales.

Todos aquellos vegetales que vayan a ser ingeridos en crudo deberán ser muy bien lavados, y en cuanto a los humanos es importante lavarnos bien las manos, evitar que los más pequeños jueguen con la tierra y ésta alcance su boca, evitar que los perros nos laman en la boca, etcétera.

Siguiendo estos consejos podremos evitar el riesgo del contagio de ascaridiasis.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *