Saltar al contenido

La compulsividad en los animales

31/08/2014

La compulsividad se da en algunos animales, y este tipo de comportamiento y reacción en ocasiones se puede acabar convirtiendo en un auténtico problema, especialmente si el animal vive dentro de nuestro hogar.

compulsividad animales

Las razones de la compulsividad en animales

Pero antes de comenzar a buscar el modo de acabar con esta compulsividad, es importante que tengamos en cuenta algunas de las razones por las que se produce.

Existen varias de ellas, pero normalmente tienen una razón psicológica, se deben a un cambio físico o incluso puede tratarse de un problema genético, en cuyo caso la solución es más complicada.

Al igual que nos ocurre a los humanos, a las mascotas también es afecta el estrés al igual que pueden tener miedo o incluso se pueden sentir frustrados en alguna ocasión, y es por ello que en este sentido nosotros entramos con una importante responsabilidad, que es la de conseguir una estabilidad emocional en nuestro compañero además de evitar los casos de estrés y aquellos que puedan provocar ansiedad al animal o, al menos, conseguir que vaya adaptándose al igual que hacemos los humanos.

Habitualmente, esta compulsividad se debe a problemas que en realidad causamos los propios humanos, por lo que nuestro comportamiento en todo momento deberá ser ejemplar frente a la mascota.

Como combatir la compulsividad

Si se trata de una compulsividad llevadera, nosotros mismos podemos ir cambiando nuestros hábitos y observar si realmente el gato, perro o animal en general se va adaptando y consigue corregir su comportamiento, pero en caso de que esta compulsividadsea excesiva o incluso no veamos mejoría pese a nuestros cambios, es imprescindible que acudamos a nuestro veterinario de confianza ya que será el que mejor nos pueda asesorar en este sentido, puesto que se trata de un caso particular y no todos coinciden en el tratamiento.

Muchas veces, el hecho de dedicar más tiempo a nuestra mascota, jugar con ella y ayudarla a combatir el estrés saliendo a pasear, poniendo a su alcance juguetes, etcétera, no sólo ayudará a nuestro compañero a mejorar su comportamiento, sino que a la vez también evitaremos algunos de los problemas secundarios que aparecen a partir de la compulsividad de los animales.

Si seguimos estos consejos, veremos que en la mayor parte de los casos podremos solucionar el problema, y nuestros miedos y temores desaparecerán por completo para dar lugar a una familia mucho más unidad y estable.