Saltar al contenido

La maloclusión y la otitis en los conejos

14/04/2013

Volvemos de nuevo para analizar algunas de las enfermedades más habituales y que deberemos tener en consideración cuando nos hayamos hecho con un conejo de mascota. En esta ocasión vamos a hablar de la maloclusión y de la otitis en nuestros conejos.

La maloclusión en nuestros conejos

Diferencia en dentadura conejo

Los dientes de nuestro conejo siempre están en continuo crecimiento, aunque por norma general, el desgaste normal hace que no se convierta en un problema. No obstante, existen casos en los que nuestra mascota tiene una mayor predisposición a un crecimiento anómalo de los mismos, por lo que deberemos tenerlo muy en cuenta y corregirlo cuanto antes para evitar males mayores.

Lo primero que debemos considerar es que nuestros conejos necesitan desgastar sus dientes, por lo que deberemos ponerle elementos que se lo permitan como pueden ser juguetes de madera, ramas de árbol, diente de león, tacos de heno, etcétera.

La posible existencia de maloclusión puede detectarse cuando el conejo deja de comer determinados alimentos, se le cae la comida de la boca, sus heces se tornan blandas, tiene saliva en la comisura de los labios, le suelen llorar los ojos, etcétera. Si comprobamos algunos de estos signos, es importante que nos pongamos en contacto con nuestro médico de animales exóticos.

Por otra parte, en el caso de que nuestro conejo pierda un diente, deberemos vigilar muy bien el crecimiento del nuevo para que no se deforme y cree problemas en el futuro.

La otitis en los conejos

otitis conejos

Otro problema que puede tener nuestro conejo es otitis. La otitis es una inflamación que se produce en el oído medio, y se debe a la presencia de distintos hongos, parásitos, bacterias, etcétera. Éstos hacen que aparezcan líquidos y pus haciendo que el conejo oiga peor además de que le duela.

En casos muy extremos puede darse incluso el hecho de que el tímpano se rompa, llegando de esta manera al oído interno y dando a su vez lugar a parálisis facial, ladeamiento en la cabeza y falta de equilibrio.

Los síntomas más habituales de que nuestro conejo padece la enfermedad son el temblor en las orejas, que no pare de rascárselas y frotárselas, que la oreja afectada tiende a estar caída siempre, que salga pus por dicha oreja, que veamos que sacude a menudo la cabeza e incluso que deje de comer como hace habitualmente y tenga un movimiento involuntario en los ojos.

En este caso deberemos ponernos cuanto antes en contacto con nuestro veterinario de confianza para poder resolver el problema cuanto antes.

Estos datos han sido obtenidos de FUENTE