La Socializacion del Cachorro

Laura Lopez | 22/07/2009

Una socialización temprana ayudará al cachorro a desarrollarse mejor en el ambiente social

Es generalmente aceptado que durante el período de las 3 hasta las 14 semanas de vida, el ambiente social y físico del joven cachorro afectará profundamente en su personalidad y comportamiento en su futura vida.

A fin de conseguir un perro adulto dócil y equilibrado, es importante que el joven cachorro sea expuesto durante el periodo de desarrollo a la mayor cantidad de estímulos físicos, sociales y ambientales normales posible (incluyendo contacto con otros perros, animales y personas).

Los cachorros que no sean socializados ni adiestrados correctamente en este sentido pueden reaccionar temerosamente a estímulos no familiares durante su vida posterior, ocasionando problemas de conducta, incluido aquí la agresión por miedo.

Socialización temprana = perros mas sociables

¿En qué manera interfiere la vacunación con la socialización temprana?

Muchos propietarios y veterinarios son, comprensiblemente, refractarios a permitir a los cachorros jugar con otros perros hasta una o dos semanas después de haber finalizado el programa primario de vacunación.

En muchos casos esto ha significado que los cachorros no han tenido la oportunidad de obtener una socialización completa durante “el periodo de desarrollo sensitivo”.

Esto es por lo que muchos serios problemas de conducta en la vida posterior pueden relacionarse con una falta relativa de socialización temprana.

Es muy importante proteger tu cachorro contra enfermedades lo mas temprano posible para que pueda salir a jugar con otros perros.

¿A partir de qué edad está mi cachorro protegido?

Eso depende de las vacunas utilizadas y del programa de vacunación que usa tu veterinario. Existe un programa de vacunación que protege tu cachorro a partir de las 10 semanas. Es el programa de vacunación de un laboratorio llamado Intervet. Pregunta tu veterinario por este programa.

¿Que es el secreto de Intervet?

La naturaleza ha equipado a la perra y a la a gata con la habilidad de pasar algo de su inmunidad (anticuerpos) a sus cachorros. La mayor parte de esta inmunidad es adquirida a través de la primera leche (calostro) durante el primero o segundo día de vida.

Esta inmunidad “natural” de la madre puede permitirle al cachorro a resistir la enfermedad y normalmente limita la eficacia de la vacunación durante un periodo de varias semanas. La inmunidad natural luego decrece a un punto en donde el cachorro se vuelven susceptibles a la enfermedad. El objetivo de un programa de vacunación es minimizar el periodo durante el cual un cachorro es susceptible a la enfermedad. El cachorro suele requerir dos o tres vacunaciones para asegurar que están protegidos contra la enfermedad.

La calidad de las vacunas Intervet permite empezar a vacunar a una edad más temprana y terminar el programa de vacunación más rápido sin perder eficacia.

La ventaja es que tu cachorro corre menos riesgo a pillar una enfermedad y puede salir antes a jugar con otros perros. Eso a su vez beneficia mucho el desarrollo social de tu cachorro.

Un cachorro pasa por los siguientes fases de desarrollo:

Nacimiento
Mientras el cachorro permanezca con su madre hemos de procurar que comience a experimentar el olor humano. Todas nuestras atenciones han de ser muy cuidadosas. Su única preocupación es dormir y mamar.

3 semanas
El cachorro ha de habituarse a los primeros estímulos ambientales. Estos han de estar muy controlado y no causarle temor o desconfianza. Irá percibiendo así los primeros ruidos hogareños (timbres, TV, lavadora, etc.). Poco a poco, se acostumbrará al ambiente doméstico normal. Es entonces cuando hay que prodigarle el mayor número de caricias.

Período sensible

6 semanas
Ha llegado el momento de incorporarlo a su familia y de que conozca plenamente a los miembros de su nueva familia, (hombres, mujeres, niños), así como a los que configuran el entorno (amigos, vecinos, etc.). También ha de empezar a reconocer y a moverse por la vivienda, acostumbrándose, incluso, a estar solo. Debe hacer sus primeras salidas al exterior, siempre controlando el riesgo de enfermedades por contacto con otros animales.

9 semanas
En esta edad es conveniente que el cachorro conozca lo que será su vida normal (voces altas, ruidos de tráfico, zonas de juegos de niños, etc.). También comenzar a acostumbrarle al collar y a la correa. Es el momento ideal para iniciar las sesiones de socialización. Ha de evitarse el contacto con otros animales agresivos o de mala conducta que puedan influenciarle negativamente.

Desarrollo continuado

12 semanas
Asegurar y fortalecer un rango lo más rico y amplio posible de experiencias. Actividades como viajes en coche, visitas o a otros lugares, juegos con otros cachorros ayudarán a su plena socialización.

15 semanas
Tras el período de desarrollo sensitivo, es necesario un tiempo de refuerzo y atención, que no ha de descuidarse, ya que se corre el riegos de que olvide lo aprendido.

Es conveniente reforzar todo lo anterior hasta la edad de “madurez social”, más o menos, a los 12 meses.

Fuente: i-Perros.com
El sitio para conocer a fondo el mundo de los perros y los cachorros.
www.i-perros.com

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *