Los malos hábitos de los perros con la comida

José Valverde | 17/01/2013

No podemos dudar que uno de los placeres más satisfactorios de esta vida es el comer. Y si lo es para nosotros, también lo es para nuestras mascotas. Pero existe una diferencia, y es que el instinto de un humano y el de un perro son completamente distintos, y es por ello que nuestros perros tienden devorar con ansia toda la comida que encuentran por el camino, llevándolos incluso a padecer problemas estomacales y otros.

Los malos hábitos de los perros con la comida

En el artículo de hoy vamos a tratar de analizar los métodos más efectivos que podemos utilizar para corregir los malos hábitos de nuestro perro frente a la comida.

El perro y la comida

Lo primero que necesitamos entender es que el instinto es parte del pasado y de las experiencias y evolución que tiene cada especie animal. Nosotros somos conscientes de que cuando lleguemos a casa prepararemos la comida y nos alimentaremos, pero esto no pasa con los perros. Los perros directamente comen con el instinto de no saber cuándo va a ser la próxima vez que podrán alimentarse.

Es por ello que a menudo vemos que, compartiendo su comida con otros animales, su único objetivo en el momento no es saborearla, sino intentar hacerse con la mayor cantidad posible.

Tenemos que considerar que, en sus orígenes, los perros eran cazadores, y eso es algo que sigue vigente en sus instintos.

En la actualidad cualquier perro bien cuidado tiene su comida garantizada, pero eso es algo que ellos no llegan a asimilar. Por otra parte, el orden en que come un grupo de animales se basa en las jerarquías. El que come primero y más cantidad es el que manda en la manada.

Es posible que con los siglos este comportamiento tienda a desaparecer, pero por el momento, tenemos que hacer lo posible por enseñarles lo que vendríamos a llamar modales, no tanto por la etiqueta, sino por su propia salud.

Cuando un perro pide la comida

Un comportamiento muy común en los perros es pasarse la mitad del día pidiéndonos comida, en especial si ven que nosotros estamos comiendo.

Hay que conseguir acabar con esta mala costumbre, y uno de los pasos principales es darles de comer sólo en su cuenco. De este modo se acostumbrarán a que por mucho que imploren no conseguirán nada.

El animal intentará que nos rindamos y acabemos por ceder dándole algo, y ese será nuestro mayor error. Podemos estar tranquilos, no necesita esa ración extra de alimento, tan sólo es capricho.

Cuando un perro roba la comida

Y si ve que no se la damos, la roba. Esto es algo completamente normal, por el instinto del que hablábamos antes.

Los perros no tienen conciencia de que volverán a comer, por lo que cuando encuentran algo, lo cogen sin más.

Si queremos evitar estos robos, podemos utilizar trucos ingeniosos como colocar cinta adhesiva en el mármol de la cocina o en el lugar que acostumbre a robar. Por otra parte, los cubos de basura siempre estarán a buen recaudo dentro de un armario cerrado. Además, existen unas trampas inofensivas para colocar en los cubos de basura que saltan cuando el perro mete el hocico. No les hace daño, pero sí suena muy fuerte y se asustan.

Siguiendo estos sencillos consejos conseguiremos que nuestro perro tenga un mejor comportamiento a la hora de comer y no se vuelva loco y nos acose cuando nosotros estamos comiendo.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *