Saltar al contenido

Terremoto en Nepal: Los perros que dedican su vida para salvar a otras personas

27/04/2015

El aeropuerto en Katmandú continúa recibiendo distintos equipos de rescate que llegan desde otras partes del mundo. Grupos de rescate provenientes de Malasia, Noruega, Singapur y Bélgica son algunos de los últimos viajes que se han registrado en las Naciones Unidas y que tienen como objetivo tratar de encontrar la mayor cantidad de sobrevivientes posibles.

Perros de rescate en el terremoto de Nepal

Pero hay un grupo de rescate en especial del cuál hablaremos hoy aquí, pues está más que relacionado con todos nosotros (el pueblo español). El grupo de rescate del que hablamos es el K-9 de Creixell, ONG de rescate situada en Cataluña que tiene miembros españoles, brasileños y portugueses que dedican su vida a viajar por distintos lugares en el mundo, sobre todo en aquellos lugares en donde han pasado desastres naturales, como por ejemplo el Terremoto en Nepal de la semana pasada, para poder rescatar a aquellas personas y seres vivientes que han quedado atrapados entre escombros, rocas, nieve o cualquier otra cosa que les impida respirar.

Este grupo de rescatistas llegó ayer a la mañana a la capital Nepalí y están más que nerviosos ya que uno de sus animales se les extravió en el tránsito en Estambul, animal que ya se encuentra a salvo y que regresará con el equipo en el día de mañana. El equipo en total llevó 5 voluntarios y 5 perros, todos expertos en el rescate de personas atrapadas bajo metros de cemento, barro, nieve y demás.

¿Cómo trabaja el equipo de rescate?

El equipo de rescate trabaja de la siguiente manera, según lo explicado por los distintos expertos que han dado su palabra sobre este tema:

“Nosotros nos dirigimos con nuestros perros rescatistas a la zona del desastre, en esta ocasión en los lugares en donde hubo muchos derrumbes luego del Terremoto en Nepal. Cuando estamos allí soltamos a los perros entre los escombros y estos pueden llegar a recibir el olor de varios metros bajo los escombros. Cuando los perros detectan un olor comienzan a excavar y es ahí en donde les avisamos a los grupos de trabajo donde tienen que hacer la excavación para poder ver si hay o no sobrevivientes, o si solo son cuerpos sin vida. Las excavaciones pueden llegar a tardar horas y es por eso que la búsqueda de nuestro equipo tiene que ser inmediata y sin perdidas de tiempo”.