Veinte años de cuidado de osos

Laura Lopez | 17/02/2010

Foto: Inusualmente rubio, ikaika se apoya en la perca de abajo mientras Mahalo se levanta orgullosa © WSPA

Tres oseznos huérfanos han sido reintegrados a la vida silvestre después de estar cinco meses en el Centro de Rehabilitación del Oso Negro de Idaho (IBBR, por sus siglas en inglés).

La División de Recursos de Vida Silvestre de Utah llevó a los oseznos a la organización, la cual está celebrando 20 años de éxito en la rehabilitación y la liberación de osos negros.

Financiado por la WSPA, IBBR ha proporcionado servicios de rehabilitación para osos de otros siete estados, incluyendo Utah. Las agencias estatales de pescadería y fauna silvestre llevan a los osos a IBBR debido a la falta de rehabilitadores e instalaciones adecuadas en sus propios estados.

“Los oseznos de Utah son algunos de los osos mas inteligentes que haya tratado en estos años. Cuando tenemos oseznos de Utah aquí, yo vigilo todo como un halcón. Si hay algo que ellos puedan romper, abrir o reorganizar, de seguro lo harán. De hecho, si hay algo que sea “a prueba de osos de Utah”, sé que los otros osos tampoco lo dañarán,” sonríe Sally Maughan, fundadora de IBBR.

Los mejores amigos
Inusualmente rubio, ikaika se apoya en la perca de abajo mientras Mahalo se levanta orgullosa
© WSPALos tres pequeños llegaron pesando entre 10 y 13 libras. Las hembras se llaman Malihini (“invitado” en hawaiano) y Pulama (“apreciada” en hawaiano), y el macho Ikaika (“fuerte” en hawaiano).

Ikaika desarrolló una relación muy fuerte con una pequeña hembra de Oregón llamada Mahalo y jugaban juntos todo el tiempo.

“A pesar de que los osos desarrollan lazos de amistad como los humanos, sólo he visto una relación tan fuerte dos veces en 20 años. De hecho, cuando los vigilas a través del monitor, los ves caminando tan de cerca, y a veces tan perfectamente alineados, que parece que estuvieran conectados por las costillas,” explica Sally.

Sally cuenta que cuando los osos de Utah se fueron, fue un día confuso y alterado para Mahalo, quien tendrá que adaptarse y jugar con otros dos oseznos de Washington. Sus fechas de partida están programadas para finales de este año.

La División de Recursos de Vida Silvestre de Utah fue a recoger a los tres osos para transportarlos de regreso a Utah donde les pusieron una identificación y posteriormente los liberaron.

Reconocimiento de un trabajo pionero
Fundado en 1989 por Sally Maughan, IBBR ha proporcionado atención directa a más de 200 osos huérfanos y heridos; más del 96% han sido reintegrados a la vida silvestre.

“En 1989, muy pocos estados estaban enterados de la rehabilitación de oseznos, y muchos menos tenían programas diseñados para preparar a los osos para la vida silvestre. Trabajando en conjunto con expertos en osos a nivel estatal, nacional y mundial, Maughan ha desarrollado un exitoso programa de rehabilitación,” dice Victor Matkins, asesor de la WSPA para temas de fauna silvestre.

Un estudio de tres años, que realizaron conjuntamente la WSPA y IBBR, demuestra que los oseznos huérfanos criados en cautiverio se pueden desarrollar como animales de la vida silvestre capaces de sobrevivir por ellos mismos. El estudio concluye que los elementos claves para una reintroducción exitosa en la vida silvestre serían:

• Oportunidad para socializar con otros oseznos durante el desarrollo temprano de la rehabilitación.
• Un ambiente de excelente calidad en el área de recuperación.
• Mínimo contacto con humanos por 7-10 días después de la liberación.

IBBR proporciona todos los elementos anteriores a sus oseznos.

Comentario en “Veinte años de cuidado de osos

  1. Elvira Cepeda H
    11/05/2011 at 4:49 am

    Estoy interesada en la crianza de oseznos, ya que debido al incendio ocurrido en Coahuila México etoy trabajando con 2 crias de oso negro, y tentativamente esta por llegar una mas, por ahora se calcula que tienen 8 semanas, solo toman leche,me gustaria tener información a cerca del cuidado de los mismos, la convivencia, etc…,
    De antemano agradezco su oportuna respuesta.
    att.
    Elvira C.

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *