Saltar al contenido

Veterinaria Equina Movil

30/07/2011

veterinario movilDesde que Lucía tuvo edad para comenzar a andar, ya se escapaba – corriendo o a gatas – detrás de cualquier bicho de cuatro patas, y cuando a los 4 años un veterinario sanó a su perro enfermo, tuvo claro que quería ser “médico de animales”.

Los caballos entraron en su vida por casualidad, sin una razón aparente – no tenía hasta entonces ningún contacto con ellos -, pero cuando cumplió los 8 años consiguió que sus padres le regalasen uno. Desde entonces y hasta ahora son un  unto esencial y de referencia en su vida. Lucía Navas estudió la carrera de Veterinaria en la Universidad de Extremadura, en Cáceres. Durante ese tiempo aprovechaba todas las  oportunidades que se le iban presentando para poder hacer prácticas con veterinarios durante sus periodos vacacionales, en los distintos internados de los departamentos de la facultad, en definitiva, beneficiándose de todas las ocasiones que se le ofrecían de aprender, y por lo general de muchas de esas materias que en la mayoría de las ocasiones no se enseñan en los libros. Una vez que acabó su Licenciatura de Veterinaria, se especializó en medicina de caballos formándose en distintos hospitales, con veterinarios de campo, y en yeguadas donde podía aprender muchas técnicas enfocadas principalmente a la reproducción. Aunque reconoce que resultó ser un período duro, está de acuerdo en que mereció la pena pues le ayudó a aprender todo lo necesario para enfrentarse sola al desarrollo de esta profesión. Cuando por fin se vio preparada para trabajar sola, no dudó en hacer su sueño realidad y decidió montar su propia Clínica Equina Móvil en un furgón y trasladarse a desempeñarla a la zona de Levante (Valencia, principalmente) “Siempre quedan cosas por aprender, pero hasta que no te enfrentas sola a los casos clínicos no sacas ese sexto sentido que tanta falta hace para dedicarte a esto”, opina ella.

Un servicio muy especial

veterinario caballosLucía sale habitualmente de casa temprano para montarse en la furgoneta y empezara realizar una ruta por las cuadras que tenga programadas. Mantienen, por lo general, un radio de unos 120 km de distancia e intentan trabajar por zonas. Su empresa pretende ofrecer, sobre todo, un servicio de calidad, con un equipamiento adecuado y móvil para poder llegara cualquier punto sin mover al caballo. Me comenta: “Sobre todo intento ponerme en la piel del propietario que está preocupado por su animal, y así actuar rápida y mente”.

Cuidados habituales

Todos los caballos de sus clientes, sean de más o menos valor económico, necesitan una atención periódica preventiva (vacunas, desparasitaciones), y unas actuaciones puntuales frente a cólicos, resfriados y heridas. A parte de eso, y según a qué deporte van a ser destinados, Lucía debe cuidar más unos aspectos u otros. A las yeguas de cría por ejemplo,‘
debe hacerles controles ecográficos, inseminaciones, vacunaciones específicas; en los caballos de deporte cuida más el aspecto del buen rendimiento, las posibles cojeras, la protección de las articulaciones…
Para Lucía todo es gratificante en su profesión,”desde el estar siempre en la naturaleza con estos animales tan especiales, hasta el ver la gratitud del propietario cuando has resuelto un problema en su querido animal. Lo
más duro es ver que muchas veces, por motivos económicos – u otros motivos menos comprensibles -, no se pueden llevar a cabo tratamientos que salvarían la vida a un caballo”.

clinica equina movil

Cualidades de un veterinario de caballos

equipo veterinarioPiensa Lucía que es vital mantener un trato continuo con ellos ya que si no, imponen un respeto que va a impedir desarrollar el trabajo. En sus paIabras,”hay que ser conscientes de que no es una vida normal con un horario determinado y que has de tener una formación adecuada si quieres IIegar a dar una garantía al cliente. Creo que cualquiera de los obstáculos se puede un sueño. Por ello yo os recomendaría que no os desaniméis ante quien os diga que no es posible conseguir vivir de esto. Dedicaros tiempo a adquirir un buena formación y ser vaiientes a la hora de perseguir vuestra meta”.
Como en todos los sectores, la crisis económica se va notando. Según Lucía, hay ahora mucha gente que no sabe qué hacer con el caballo que con tanta ilusión compró cuando eran buenos tiempos, pero en general la afición va creciendo.
Zorba, un copiloto especial Zorba es un simpático teckel que nació hace siete años en Jerez de la Frontera. Fue un regalo de un amigo de Lucía a sus padres. Se crió en Cáceres cuando aún vivían con Sol, un braco alemán que pacientemente ha soportado sus incansables superar con la ilusión de hacer realidad un sueño. Por ello yo os recomendaría que no os desaniméis ante quien os diga que no es posible conseguir vivir de esto. Dedicaros tiempo a adquirir una buena formación y ser valientes a la hora de perseguir vuestra meta. Como en todos los sectores, la crisis económica se va notando.
Según Lucía, hay ahora mucha gente que no sabe qué hacer con el caballo que con tanta ilusión compró cuando eran buenos tiempos, pero en general la afición va creciendo.

Zorba, un copiloto especial

veterinaria equinaZorba es un simpático teckel que nació hace siete años en Jerez de la Frontera. Fue un regalo de un amigo de Lucía a sus padres. Se crió en Cáceres cuando aún vivían con Sol, un braco alemán que pacientemente ha soportado sus incansables juegos de cachorro. Pero poco tiempo después de que Lucía se trasladara a Valencia, Zorba sufrió un problema en el ojo y su familia pensó que mientras duraran las curas estaría mejor con ella. Desde entonces, han sido incapaces de separarse uno del otro. Con tal de no dejarlo solo en casa, se lo llevaba consigo a todos sitios y, poco a poco, se dio cuenta de que Zorba estaba hecho para su trabajo. Se lleva bien con todos, ya sean caballos, personas u otros perros. Soporta las Iargas jornadas de kilómetros como buen copiloto y Ie hace muchísima compañía en un trabajo tan solitario como el suyo. Lleva muy bien la carretera y disfruta de los paisajes. Cuando llega a casa está tan agotado de investigar por las cuadras, que se queda dormido. Lucía es de la opinión de que es la mejor vida que podría tener, siempre juntos y disfrutando del campo. “En este trabajo sabes cuándo sales de casa pero nunca cuando vuelves, y si Zorba no fuera tan adaptable no podría tenerlo en casa”.

Adaptado

La verdad es que Zorba es curioso, totalmente independiente, puede estar horas investigando por las cuadras y las alpacas de paja, y alejarse mucho de Lucía, pero sabe perfectamente cuando ella está acabando y hay que volver a la furgoneta. Bueno, menos cuando hay perrita de por medio, que se hace más el remolón. Cuando va por la carretera reconoce a dónde va y, según los amigos que tenga allí, se pone más o menos nervioso. Incluso sabe cuando no puede bajar de su vehículo y se queda durmiendo en el asiento sin intentarlo.
Cuando Lucía habla con su familia de Cáceres, le encanta ponerse al teléfono y tener “largas conversaciones” de aullidos con Sol y sus padres. Lucía cree que cualquier día amanece “hablando” porque es lo único que le falta. Se entienden perfectamente y esto demuestra que un problema, como fue el de su ojo, puede llevar a una gran amistad.

Publicado por Cuida Tus Mascotas

Fuente: Pelo, Pico, Pata